Cómo maquillarte cuando llevas gafas de sol

Aunque ponerse las gafas de sol no es incompatible con ningún tipo de cosmético o pintura, ni debe ser condicionante, sí que hay determinadas cuestiones a tener en cuenta y ciertos consejos a seguir a la hora de maquillarse, el día que se sabe que van a primar las gafas de sol puestas.

El maquillaje va con el estilo de cada uno, así como las gafas de sol que se eligen. En general, a menos que las gafas de sol sean muy grandes, o muy llamativas, lo ideal es optar por reforzar el maquillaje de las zonas que no están cubiertas. Dejando que los ojos lleven tan solo un poco de máscara de pestañas y, según el gusto, una pequeña raya negra (muy fina) para conseguir agrandar sutilmente el ojo. No olvides que en algún momento seguro que te quitarás las gafas.

Lo más destacado deberán ser los labios. La mejor opción es elegir colores fuertes y vibrantes. Que destaquen y que se vean. No eclipsarán a las gafas, sino que se convertirá en la combinación perfecta. En este otoño-invierno, la tendencia de colores en labiales pasa por los tonos ciruela, que resultan muy sofisticados y favorecen tanto a pieles blancas como a oscuras. Pero ojo, que no solo los colores más clásicos están a la moda. Los metalizados como los azules también son una apuesta perfecta para cubrir los labios en este próximo invierno.

Si eres más arriesgada en el maquillaje, también puedes optar por la novedad de la temporada: los labios bitono. Pintar el labio superior de un color y el inferior de otro o, incluso, la parte exterior en una tonalidad y la interior de otra. Si, por el contrario, te gusta más pasar desapercibida, debes saber que los tonos rosa son la tendencia, combinados en todo el rostro: labios, colorete e incluso rímel.

Respecto al resto de la cara, algo a tener en cuenta es que no hay que tener miedo a usar iluminadores (se llevan mucho este año) ni por supuesto colorete. Darle un toque sin miedo a tus pómulos, para que resalten y para que tu rostro se vea acompañando a tus gafas. Con tonos rosados o con colores más tierra según el tono de piel. Esconder los ojos nos da la opción de destacar todo lo demás sin resultar extravagante y encontrar el acompañamiento perfecto para tu complemento ideal: las gafas de sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *