¿Te gusta pasear bajo el sol? Cosas que deberías tener en cuenta

La Semana Santa ha supuesto el pistoletazo de salida al buen tiempo y, con él, a las salidas a la calle, las visitas a la playa, las quedadas en las terrazas y las horas bajo el sol. No hay encuentro, actividad, ni momento que no prefiera ser vivido en la calle, con el calor de un sol que aún no es sofocante sobre nuestra piel. Pero, cuidado, los daños de pasar mucho tiempo bajo el sol pueden ser los mismos que en agosto, así que te recordamos todo lo que debes y no debes hacer en estos días de calor, para que la alegría sea completa.

No duermas bajo el sol

Es muy tentador echarse una siesta cuando se está en la playa o tumbado en el césped después de comer. Pero sigue siendo la peor hora, aunque no nos encontremos en el peor mes. Si esa “siesta” es por la mañana o ya pasada la tarde, tampoco es muy recomendable quedarse dormido, sobre todo por el riesgo de dormirse y pasar demasiadas horas bajo el sol.

No utilices los restos de crema solar de la temporada anterior

Cuando llega el frío tendemos a guardar los botes de crema protectora pensando que durante el invierno encontraremos momentos para utilizarla. Normalmente no suele ser así, y cuando llega primavera utilizamos esa misma crema, que ya está caducada o pasada, habiendo perdido sus propiedades protectoras. Lo ideal es que gastes los botes por temporadas, y a primavera nueva, frasco nuevo.

Ponte gafas de sol

Para proteger tus ojos de la radiación ultravioleta. Sí, hay que hacerlo en todas las épocas del año pero sabemos que muchas veces, en invierno, se dejan en el cajón por la falsa creencia de que no pegan con la bufanda. Si eres de esos, acuérdate de sacarlas y combinar cada uno de tus modelos con tu look diario. Evita ir con los ojos fruncidos por la calle cuando el sol empieza a molestar, ponte las gafas de sol.

Hidrátate

Cuando hace calor, ya se sabe, hay que beber más agua, o líquidos que repongan lo que perdemos. Y tan importante como hidratarse el interior, es hidratarse el exterior. Hay que acordarse de reforzar la hidratación de la piel, que con las primeras exposiciones al sol empieza a sufrir un poco más.

Abrígate

Si, parece una contradicción pero lo que queremos decir es que estamos en el tiempo de los resfriados más tontos. Esos que se evitarían con, simplemente, ponerte una rebeca cuando notas que la brisa empieza a llamarse viento, o un pañuelo si ese aire viene más frío de lo que es capaz de calentarte el sol. No por ver el sol en lo alto puedes ir en manga cortas y pantalones cortos todo el día, cuida lo que te pones, ¡por tu salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *