Seis razones irrefutables para usar gafas de sol (y tener más de una)

Porque vas a la moda

Sí, porque estar al día de lo que se lleva en gafas de sol es estar al día de lo que se lleva en moda. Porque las gafas de sol son un complemento más, y además, casi indispensable, para tu look diario. Por ese mismo motivo, además, deberás tener más de una gafa. Depende mucho de la estación, del día y del estilo que elijas. Si eres una persona a la que le apasiona estar a la última en tendencias, no puedes dejar pasar la oportunidad de demostrarlo directamente desde tus ojos.

Porque ganas en salud

Ya hemos contado muchas veces los problemas que pueden derivar de no usar gafas de sol. A largo plazo se puede padecer cataratas e incluso degeneración macular. A corto plazo, llevar gafas de sol te evitará deslumbramientos, lo que te evitará, entre otras cosas, tener que fruncir el ceño. Para que las arrugas que haya en tu cara sean solo de reírte.

Porque conducirás mejor

Llevar gafas de sol mientras se conduce, aumenta la seguridad. Básicamente porque evitas cualquier deslumbramiento que te haga perder la visión clara necesaria para no correr riesgos mientras manejas el volante. El sol sobre la carretera ya no será un obstáculo.

Porque proteges los ojos

No nos referimos a la visión, sino a los ojos físicos. Las gafas de sol hacen de efecto pantalla y evitarán que polvo, insectos u otros elementos molestos que están por el aire aterricen sobre tus ojos.

Porque mejorarás en prácticas deportivas

No es que las gafas de sol no te vayan a dar superpoderes, ni que de repente vayas a ser un crack en aquella disciplina deportiva que se te resiste. Pero lo que sí van a conseguir las gafas de sol deportivas es darte seguridad, porque están diseñadas para protegerte de determinados impactos.

Porque verás mejor de noche

Bueno, no es que mejore tu visión, es que se adapta más rápidamente a la oscuridad. Al tener la vista protegida del sol, ésta también está más acostumbrada a adaptarse a los cambios de luminosidad. Por eso, también en invierno y también a horas en las que el sol está muy bajo, se debe seguir con ellas puestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *