Gafas de sol de moda

Conoce el escaparate más completo de gafas de sol de moda. Se encuentra en las 25 tiendas de Roberto Martín, repartidas por Madrid, Andalucía y Levante. All around the world, puesto que el catálogo al completo está disponible y accesible en internet, para quienes quieren hacerse con sus gafas de sol de moda en cualquier parte. En relación con las gafas de sol -tanto en los establecimientos como online- están todos los que son. Es decir, las creaciones de Roberto Martín junto a las grandes firmas de moda: como Ray Ban, Oakley, Arnette, Carrera, etcétera.

Gafas de moda para todos

Gafas de sol deportivas Ver gafas

¿Deportista nato, competidora nata? Nuestra oferta de gafas de sol de moda se adecua a las necesidades que plantea el ejercicio al aire libre: visión nítida y sin reflejos, además de altas dosis de protección. La gama de gafas de sol polarizadas, para disfrutar del ejercicio físico y evitar los rayos ultravioleta, es amplísima. Fíjate en la colección Roberto: ¡son las más económicas!

Gafas gratis Ver gafas

Comprar tus gafas de sol online de la marca Roberto y a través de nuestra web, tiene sus ventajas. ¿Por qué? Porque te regalamos otro par de gafas de sol -consulta nuestra sección “gafas de regalo”-. ¿Quieres conseguir dos gafas de sol de moda por el precio de un solo ejemplar? Ahora es tu oportunidad.

Tendencias en gafas de sol

Las gafas de sol de moda varían de una temporada a otra, aunque en ocasiones lo hacen de manera radical, y en otras de forma sensiblemente menor. Es decir, que de una estación a otra, ocurre a veces que no es mucha la diferencia entre las distintas tendencias en liza: lo que en un verano ha sido de rabiosa actualidad -unas gafas versión XXL de gato, aviador o con montura redonda- repiten a principios del año siguiente. Porque las corrientes no varían demasiado, y diseñadores y marcas persisten en sus apuestas. Ya se trate de gafas de metal o pasta, lentes de vivos colores, con el espejo como común denominador (propuesta que arrancó con las Oakley Frogskins Summit Series y que a posteriori se asentó en otras firmas), con toques vintage -o retro, dicho con mayor propiedad, puesto que lo vintage abarca artículos de moda y complementos de segunda mano-… Hablar de gafas de sol es sinónimo de moda y evolución, asimilación e innovación.

Las firmas potentes, las que tienen algo que decir (como Ray-Ban, la citada Oakley, Arnette, Vogue, etcétera), lanzan sus líneas y propuestas. Las apuestas se relacionan, claro está, con el color de las monturas y los cristales -especialmente en unas modas donde el colorido es un no limits total-. El negro, sin embargo, sigue causando sensación y respeto: de hecho, es el color más habitual de las gafas de sol en todo el mundo. Pero ya no se trata tanto de ocultarse como de llamar la atención. Algo muy contemporáneo, al menos en el recién iniciado siglo XXI, es recurrir a la discreción de unas gafas de sol grandes (lo cual no deja de ser una paradoja graciosa, también).

En cualquier caso, las marcas importantes, fieles a su estilo, trazan sus apuestas. Marcadores de tendencias, cazadores o ‘coolhunters’, permanecen al acecho en los lugares donde la moda se va transformando por el uso -es decir, en las calles donde la gente pasea, circula, se exhibe, se viste, en definitiva-. Donde nos colocamos unas gafas de sol de gato (eyecat) o redondas, como las que John Lennon hizo internacionalmente famosas, con la finalidad de sumarnos a ese espíritu retro tan persistente en los últimos años. Ya hablemos de los cincuenta, los sesenta, los setenta, los ochenta… E incluso los noventa. Cualquier tiempo pasado fue anterior, dice el chiste. Y susceptible de volver.

Como no, nuestra colección mas querida: Nuestra línea exclusiva Roberto se nutre de las distintas tendencias en gafas de moda existentes. La constante se resume en dos grandes ventajas: gafas de sol de calidad y a precios inmejorables. Ya sean gafas de pasta con lentes espejadas de colores intensos, o gafas de lentes de colores, polarizadas, multilayer, etcétera. Nuestro catálogo está orientado a un público deseoso de hacerse con modelos chic al mejor precio. Para luego lucir en las ocasiones que se tercien: fiestas, playas en verano, paseos otoñales, en la nieve…

Cuestión de revival, de ‘comebacks’, regresos o revisitaciones. Las modas fluctúan con el tiempo, y las marcas de gafas de sol están muy atentas a las evoluciones. Como ocurre con los tempranos noventa, en alza después de que le hayan pasado unos cuantos años… Aunque hay clásicos que permanecen y se reinventan, como el estilo aviador que no pasa de moda nunca. Modas que atraviesan los géneros, y sientan bien a hombres y mujeres. Efectos que se modifican en función de las necesidades y avances tecnológicos.

Las formas (eyecat, redondas, aviator), los tamaños de las gafas de sol, su colorido… Proponen un efecto que, según el físico de quien las lleva, será glamuroso, atrevido, discreto, elegante, fantasioso. Tu look, de alguna manera, manda; y alimenta las tendencias. Hay un circuito de retroalimentación, ¡no cabe duda!

Ray-Ban es un clásico de entre los clásicos, no cabe la menor duda. Sus Aviator son uno de los modelos más imitados. Desde 1938, la historia de sus carismáticas lentes en forma de gota se ha prolongado durante generaciones, con revisiones como las Aviator Large Metal (más ligeras y cómodas, sin perder un ápice de clasicismo). Aunque si existe un modelo legendario es el de las Ray-Ban Original Wayfarer: las gafas de sol del glamour, del éxito, de lo cool, las gafas cuya modernidad ha traspasado épocas, tendencias y estilos. O las Clubmaster, de marcado aspecto retro, con la parte superior de pasta y la inferior metálica. Una adaptación de las Browline que usaran personalidades históricas como Malcolm X. Y Wayfarer se renuevan, después de pasar por tantas épocas. Y triunfan. Aunque siempre habrá quienes se inclinen por lo último de lo último, por los colores fuertes o las gafas especulares.

Oakley, por su parte, es ‘pure tech’ -o tecnología punta-. Su posicionamiento está íntimamente ligado al deporte de élite. La moda urbana le debe mucho a líneas como Holbrook o a las citadas Frogskins, superventas que han contado con modelos de excepción (el piloto Valentino Rossi entre ellos). Las primeras, por ejemplo, son unas gafas de sol con una seña de identidad inconfundible: los pernos metálicos en la montura del mismo color que las lentes. Materiales ultraligeros que dotan de resistencia a modelos como Oakley Jupiter Squared, polarizadas o con lentes de espejo –característica muy extendida al catálogo de la marca-, colores como el azul o el violeta… Han sellado las propuestas de la marca favorita de Fernando Alonso, en las últimas temporadas.

After all no regrets” es el lema de una firma que destaca, precisamente, por un joie de vivre o alegría de vivir muy seductor. Una diversión sana, como no, con las gafas de sol como complemento identitario. La marca se ha ido renovando, últimamente, con nuevas líneas como Carrera Gipsy (repleta de colores, fresca, ligera y a muy buenos precios). La forma de corazón de estas gafas de sol favorece a todo tipo de rostros. Azuladas, verdosas, anaranjadas, rosáceas… Lo dicho, son gafas muy seductoras.

Juventud urbana. Es el mercado de Arnette, firma fundada en 1992 por Gregory Arnette en California. La irreverencia es marca de la casa, como suele decirse: de ahí que se la identifique con un público juvenil, sin complejos ni ataduras. Con modelos que crearon estilo y siguen cautivando a sus fans, como Swinger o Catfish. O las líneas de ultimísima generación, que insisten en la frescura de ejemplares como Slacker o Witch Doctor. O en las amplias fronteras de la customización, como en el caso de las Arnette Dropout (con su sistema de personalización, gracias a las patillas intercambiables).