Marc es atleta, pero no un atleta cualquiera. Gran parte de su éxito y de sus logros consiste en ayudar a otros corredores a batir records, mejorar marcas y conseguir sus objetivos. Ha hecho de “liebre” para muchos atletas y elabora programas de entrenamiento para gente que quiere mejorar su rendimiento. Además, es fisioterapeuta y tiene un Master de especialización en entrenamiento deportivo.

Este catalán vive desde hace años a caballo entre España y Kenia, pero ha recorrido 37 países del mundo haciendo lo que más le gusta: correr y enseñar a correr. Espero que esta entrevista a Marc Roig os guste y os enriquezca tanto como a mí haberla preparado. ¡Bienvenido, Marc!

Jungfrau Marathon: Spitzengruppe kurz vor Lauterbrunnen
13 SEP 2014 – El grupo de cabeza durante la Maratón de Jungfrau (Suiza) Foto de Remy Steinegger. De la web de Marc Roig

Lena. ¿Qué es para ti el atletismo, Marc?

Marc. Una forma de vida.

L. En uno de tus últimos tweets (@marcroigtio) dices: “Salir con la luna llena y ver amanecer mientras haces 25km a 3’54” por la tierra rojiza de #Eldoret#Kenia#NoTienePrecio”. Lo tuyo es pasión, ¿no?

M. Sí, tengo pasión por correr pero ¿quién no si el entorno es de ensueño? Correr nos permite descubrir rincones del mundo que de otra manera sería muy difícil o incluso imposible.

L. ¿De dónde nace o quién te ha inculcado esa pasión

M. Empecé a correr porque mi madre nos llevaba a mis hermanos y a mí a las carreras que ella hacía. Al principio no me gustaba demasiado, pero me acabé enganchando cuando los resultados mejoraron. A partir de ahí… la pasión formó parte de un todo.

L. Tu caso me resulta realmente especial. Eres un atleta cuyo trabajo es ayudar a otros atletas. ¿Qué se siente cuando ayudas a los demás a conseguir sus objetivos?

M. No es mi principal trabajo pero es algo que se me da bien. El atletismo, aunque es un deporte individual, se practica con mucho compañerismo. Y este compañerismo es mutuo en muchos casos: hoy me ayudas tú, mañana lo haré yo.

L. ¿Sientes que por trabajar con y para otros atletas dejas de lado, en parte, tu carrera deportiva?

M. No, claro que no. Son funciones compatibles y con una buena planificación se puede intentar llegar a todo.

L. Uno de tus principales trabajos es de hacer de liebre con atletas que quieren batir récords o mejorar sus marcas. Nada más y nada menos has ayudado que Florence Kiplagat consiguiese en 2014 y en 2015 el récord del mundo de medio maratón, es decir, dos años consecutivos superándose y batiendo su propio récord del mundo. ¿Qué se siente cuando consigues algo tan grande?

M. En primer lugar, quien consigue algo muy grande es Florence Kiplagat. Me refiero que ella, con otra liebre, seguramente lo habría conseguido mientras que yo, ayudando a otra persona, seguramente no habría batido el récord del mundo. Dicho esto, lo que se siente es una alegría tremenda. Mi trabajo es sencillo pero tiene que hacerse bien, muy bien: marcar el ritmo pactado, ni más rápido ni más lento; y transmitir confianza. Que el atleta sepa que siguiéndote a ti, la mitad del objetivo ya está conseguido.

L. He leído que comparas el papel de “liebre” con el del apuntador de una obra de teatro. ¿El éxito de tu trabajo en estos casos se basa en la confianza?

M. Exacto. Lo mismo pasará con los trapecistas o con cualquier trabajo en equipo que exija una función precisa y en el momento determinado. Correr tras una liebre es ventajoso si confías en ella, porque el cerebro deja de trabajar pensando en ritmos, curvas y kilómetros, y eso ahorra mucha energía que se usa únicamente para correr. Si no confías en la liebre, tu cerebro trabaja en exceso y seguramente no conseguirás lo que querías.

L. ¿Qué diferencias hay entre un entrador y una “liebre”?

M. El entrenador lo planifica todo y está con el atleta en los momentos de la preparación, en el antes y en el después. La liebre, en cambio, sólo está en el momento de la carrera y no tiene ni voz ni voto: cumple la función que se le ha mandado y listo. Como si fuera un mayordomo: el mejor mayordomo es el que hace su trabajo sin que se note su presencia. Ese es el trabajo de la liebre.

L. También eres entrenador y elaboras programas de entrenamiento para los atletas, basándote sobre todo en la técnica de la carrera. ¿Qué es lo primero que corriges o que crees que debe mejorar un atleta que compite y corre a nivel profesional o semi-profesional?

M. Me gusta inculcar mucho que lo importante no es tanto los kilómetros que se corran sino lo bien que se corran. Correr implica hacer bien un gesto deportivo, no recorrer grandes distancias. Prefiero ver a mis atletas mejorando su marca en 1000 metros o en 5kms que siendo capaces de acabar una maratón. Entendido esto, intento corregir los posibles defectos que vea (si les he hecho un estudio de la técnica) o les propongo ejercicios que les ayudarán incluso sin que yo les vea, como por ejemplo las escaleras o las cuestas.

L. ¿Se consiguen grandes cambios mejorando la técnica de la carrera?

M. Claro que sí, pero no es un trabajo instantáneo. Requiero tiempo y paciencia.

L. En cuanto a la motivación (para correr, para batir marcas, para conseguir títulos…), ¿crees que es algo entrenable?

M. Supongo que sí pero ahí cada uno tiene sus motivos o sus maneras. No soy un experto en este campo.

L. ¿Qué hay que tener para ser un campeón (en el sentido amplio del término)? ¿Hay que estar hecho de “otra pasta” o el éxito reside en el trabajo?

M. Una característica sin la otra no permite que te conviertas en un campeón. Hay que tener un poco de “madera” para correr y hay que dedicarle horas.

Marc Roig

Kenia, cuna de los atletas

L. ¿Por qué decidiste hacer tu primer viaje a Kenia?

M. Porque necesitaba un cambio de aires. Había terminado la carrera de fisioterapia y no tenía trabajo. El atletismo no iba tan bien como quería… Y funcionó.

L. ¿Qué es lo que te enamoró (además de la que ahora es tu mujer) para querer volver, e incluso llegar a vivir allí la mitad del año? (Marc vive actualmente a caballo entre Kenia y España).

M. En gran parte fue mi mujer, claro. Pero también influyó que aquí el atletismo se vive con mucha intensidad y puedo combinar mis entrenamientos con otras facetas de mi vida con cierta facilidad.

L. Cuéntanos un poco más sobre Run in Africa.

M. Run In Africa es una agencia de viajes especializada en Etiopía y, sobre todo, en viajes relacionados con el atletismo. Organizan una carrera en Etiopía en el mes de agosto, la Ethiotrail (la primera carrera de formato trail en este país), pero también organizan salidas para participar en la Great Ethiopian Run o para entrenar en altitud. Pero lo mejor de todo es que los viajes son 100% personalizados, pudiendo combinar turismo, deporte y cultura al gusto del cliente.

marc-roigL. Kenia, junto a Etiopía, es conocida como la cuna de los atletas. ¿Es cierto que allí se entrena de otra manera?

M. Sí, es cierto. En general los medios son más rudimentarios. La mayoría de atletas no entrenan en pistas de tartán; muchos ni siquiera entrenan en pistas de tierra. Pero su dedicación es asombrosa, incluso cuando no se ganen la vida con ello. Madrugan para entrenar a las 6 de la mañana y si hace falta llegan a entrenar tres veces al día.

L. ¿Por qué crees que nacen tantas estrellas del atletismo en este país? ¿Es una cuestión de ADN, de entrenamiento, de cultura, de mentalidad…?

M. Es una mezcla de todo. Sin duda la genética les beneficia para correr grandes distancias a ritmo alto, pero también lo hacen el entorno, la dieta y la competitividad que existe entre ellos: ser el mejor atleta de tu calle puede significar correr una maratón en 2h06′.

L. ¿Qué te ha enseñado Kenia, tanto en el atletismo como en la vida?

M. Cualquiera que haya tenido la posibilidad de vivir en un país extranjero durante un tiempo habrá aprendido a relativizar. Cuando nacemos, nuestro mundo se concentra en cuatro paredes y en nuestro entorno más cercano; lo que sea diferente es sinónimo de raro, feo o malo. Pero con el tiempo aprendes a relativizar y vivir en Kenia, por ejemplo, me ha ayudado en este aspecto. Aunque somos diferentes, en ambos lados existe cierto encanto que en otro lugar se percibe como raro.

Más sobre Marc Roig

L. Quiero felicitarte por el fantástico trabajo que haces en tu blog, escribiendo artículos muy interesantes para los corredores y deportistas y compartiendo tus experiencias. ¿Lo haces tú solo o tienes ayuda de alguien?

M. Lo hago yo sólo pero me inspiro en comentarios que me hacen otros atletas o amigos. Al fin y al cabo, se trata de hablar de mis pasiones.

L. Enhorabuena también por tu canal en Youtube, en el que compartes vídeos sobre cómo entrenar determinadas habilidades, tutoriales, análisis de pisada… Es realmente útil.

M. Muchas gracias. Creo que YouTube es una herramienta muy útil para los deportistas y para aquellos que quieren compartir conocimientos. En mi vertiente de fisioterapeuta, me gusta trabajar al técnica de carrera y YouTube me permite explicar cómo lo hago y, a la larga, proporcionarme clientes.

L. ¿Cuánto tiempo le dedicas a todo esto, más o menos?

M. Intento dedicarle una mañana a la semana, pero no siempre es posible.

L. ¿Crees en la importancia de acercar el atletismo a la gente a través de Internet y las redes sociales y transmitir lo que significa ser atleta?

M. Claro que sí. Las redes están ahí para aprovecharlas y más si queremos conseguir patrocinadores o mantener los que ya tenemos. Las marcas cada vez se fijan menos en el resultado concreto de una competición y más en los valores que transmites. ¿Te has fijado que algún día puedes dejar de comprar un producto porque patrocinan a alguien que no es de tu agrado? Pues de la misma manera tenemos que actuar nosotros: definir nuestros valores y defenderlos; los resultados deportivos reforzarán ese mensaje pero no lo llegarán a sustituir nunca.

L. ¿Qué valores has aprendido gracias al deporte?

M. Principalmente el compañerismo. Parece mentira que el atletismo, un deporte individual como pocos, pueda enseñarte esto. Pero las vivencias que te da el atletismo van mucho más allá del momento en el que corres con un dorsal pegado al pecho. También me han enseñado a tener más paciencia y a valorar la perseverancia. A confiar en mí mismo y a amar la victoria, no porque venzas a tus rivales, sino porque gracias a ellos tiene más valor. Por esto siempre hay que felicitar al resto de corredores, tanto si ganas como si quedas el último. Tu participación enriquece la victoria de todos los que te han ganado.

L. Además del atletismo, ¿practicas otros deportes? ¿Y qué otras aficiones tienes?

M. Me gusta practicar cualquier tipo de deporte, por ejemplo montar en bicicleta pero lo hago muy de vez en cuando. Mi afición principal es viajar, tanto físicamente como a través de los libros (ahí también puedo viajar en el tiempo).

L. ¿Cuál ha sido el mejor momento que has vivido en tu carrera deportiva?

M. Seguramente ayudar a Florence Kiplagat a batir cinco récords del mundo en las dos ocasiones que ha corrido la media maratón de Barcelona.

L. ¿Y el peor?

M. No sé escoger. Ha habido momentos difíciles pero cada uno ha servido para aprender algo: exceso de ego, falta de planificación, desmotivación…

L. ¿Con qué sueñas, Marc?

M. Me gustaría participar en unos Juegos Olímpicos, en la prueba de maratón.

L. ¿Algo de lo que te sientas orgulloso?

M. De mi familia.

L. ¿Cuáles son tus próximos objetivos?

M. La media maratón de La Rioja (13 de septiembre) y la maratón de Frankfurt (25 de octubre).

marc-roig-4

Unas preguntas sobre gafas de sol

L. Los atletas son unos de los deportistas que más uso hacen de las gafas de sol. ¿Para ti son muy importantes en tu día a día?

M. La verdad es que sí. Tanto para correr como para vestir (si el día es soleado, claro).

L. ¿Qué características buscas en unas gafas de sol?

M. Las que utilizo para correr, que sean ligeras, que no se muevan y que no se empañen. Y desde que probé las fotocromáticas de Rudy Project, que tengan esta característica.

L. Y fuera de las pistas de atletismo, ¿también sueles llevar gafas de sol?

M. Las llevo a veces, sobre todo en verano. Pero siempre me las quito cuando estoy hablando con alguien; no me gusta ocultar mis ojos si estoy con otra gente.

L. Si las llevas, ¿es más para protegerte los ojos o más como complemento de moda?

M. Para protegerme los ojos; soy poco dado a las modas. Me gusta la discreción.

L. ¿Cuál es tu modelo preferido?

M. El preferido es el modelo Rydon de Rudy Project [creo que es el nombre correcto pero no estoy seguro].

L. ¿Te atreverías con las Google Glass?

M. Supongo que sí, aunque no estoy muy al corriente de todo lo que pueden hacer. Si me las dejan probar un día…

Y ahora unas preguntitas rápidas:

  • Una comida con la que se te hace la boca agua. Pollo a la mostaza (mi mujer lo hace genial).
  • Tu bebida preferida. Vino, preferiblemente suave.
  • ¿Luna o sol? Ambos, cada uno a su debido tiempo.
  • Un recuerdo de tu infancia. . Los viajes en familia y el follón que armábamos 6 hermanos juntos.
  • Una canción que no te cansas de escuchar. Dust in the wind.
  • Si pudieras tener un superpoder sería… Don de lenguas.
  • Tu deportista preferid@ de todos los tiempos: Haile Gebraselassie.
  • Tu rincón preferido de Barcelona. . Tibidabo.
  • Tu rincón preferido de Eldoret. . Eldoret no es muy bonito, prefiero los alrededores. Las vistas desde Nyaru.
  • Una frase de motivación que te defina: Citius, Altius, Fortius.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *