Las gafas de sol son, sin duda, un complemento imprescindible. Además, se han convertido en un poderoso accesorio para cualquier día del año, aportando personalidad a tu estilo. Este invierno las tendencias de los años 60 han regresado con más fuerza que nunca: minifaldas, botas por la rodilla o abrigos largos han conquistado las pasarelas. ¡Os damos los mejores consejos para que hagáis la mejor elección de tus gafas de sol para estos meses de frío!

Una de la elección más acertada para esta temporada de invierno de 2015 son las gafas XXL junto con la montura de ojos de gato. Esta forma dan un aire sesentero que, combinado con unas botas altas, aportarán un toque de glamour a un look casual. Una de las modelos y bloggers más conocidas, Olivia Palermo, lleva este look con unas botas, pantalones de pitillo y chaquetón.

También destacan las gafas de sol para este invierno con el estampado animal print, otro punto destacado de la temporada que se ha convertido casi en un clásico. Las gafas de sol para invierno con estampado de leopardo son el detalle perfecto para dar un toque divertido y sexy sin que sea un look cargado, ya que este estilo tiene mucha fuerza.

Otra elección perfecta para este temporada son el modelo de gafas de sol vintage con una mezcla de oversize y con una ligera forma ovalada y estampados que nos recuerdan a la estética sesentera que dominará el invierno.

Y una vez más, el estilo más clásico que nunca falla es el estilo aviador. Año tras año, los diseñadores nunca se cansan de sacarlo y reinventarlo en sus nuevas colecciones. Este año viene con algunos cambios, son un poco más grandes de lo usual.

Para terminar, os mostramos varios modelos de gafas de sol que van a ir a juego con el color estrella de este invierno. Y es que, si hay un color que ilumine nuestro armario es el amarillo, un color alegre y cálido muy acorde con la época del año. El amarillo se puede combinar con básicos marrones y grises; y si también, elegimos este color para nuestras gafas de sol resaltaremos nuestro rostro y nos quedará ideal. Pero un consejito… Si tenéis un tono de piel clarito mejor utilizar amarillos suaves y empolvados, pero si sois más bien morenas un amarillo fuerte o un color mostaza os quedará genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *