Por qué tienes que ponerte gafas de sol para conducir

Las gafas de sol son el complemento de moda que más se lleva en cualquier época del año porque, como hemos comentado en varias ocasiones, pegan con todo. Es moda sí, pero también es salud. Protegen los ojos de los deslumbramientos del sol y eso es algo que, conduciendo, no debe tomarse a la ligera. Un reflejo del sol en la carretera puede hacerte disminuir tus reflejos e incluso cegarte por un tiempo, no mucho, pero lo suficiente como para que pierdas el control del vehículo.

El reglamento general de circulación no obliga a utilizar gafas de sol para conducir, solo aquellas que sean graduadas en caso de problemas de visión y que sustituyan a las gafas habituales o lentillas. No obstante, son muchos los beneficios de llevarlas mientras se está en carretera y que complementan a aquellas recomendaciones básicas de cualquier conductor como tener limpios los cristales, orientar los parasoles hacia donde esté el sol y moderar la velocidad en caso de que la visión sea reducida por causa del sol.

Hay algunas cuestiones importantes a la hora de elegir cuál es la mejor gafa de sol para conducir. Uno de ellos, que puede parecer muy obvio pero suele ser el mayor de los errores, es que las gafas se ajusten bien a la cara. Si las gafas quedan un poco grandes se irán resbalando y no cumplirán con el objetivo por el que las llevamos.

La importancia de las gafas de sol polarizadas

Aunque la moda admite en estos momentos un límite de colores imaginables en las lentes de las gafas de sol, lo cierto es que para conducir siempre se ha recomendado el gris porque es el color que menos altera los colores del entorno. Si lo que vas a hacer son deportes al aire libre la lente recomendable es marrón y si realizaras deportes náuticos serían las lentes de color verde. En cualquier caso, para conducir no se recomiendan las gafas con lentes negras, ya que distorsionan mucho los colores.

No obstante, más allá del color, que no es tan determinante para la efectividad de las gafas de sol, está el hecho de que si las gafas son polarizadas sí disminuirán considerablemente los efectos de los deslumbramientos. Las imágenes se verán más nítidas aunque el sol esté de frente y, además, se reducirá en gran parte el reflejo de la luz continuada, que causa tanta fatiga a nuestros ojos. Por ejemplo, cuando el suelo está mojado y el sol se refleja en él.

Por otro lado, se habla mucho de los filtros de las gafas de sol. Para conducir el idóneo es el 3, sobre todo para conducir en zonas de alta montaña o por zonas de costa. Si son gafas de sol para conducir en época de otoño e invierno, un filtro 2 es suficiente. El que no se aconseja en ningún caso es el filtro 4, ya que es para luminosidad extrema y se perdería claridad en la conducción.

Elijas lo que elijas, todas las gafas de sol Roberto cumplen con los estándares de calidad y protección adecuados para tus ojos. Gafas económicas que cuidan de tu visión en cualquier momento. Para conducir, para salir a hacer deporte, para pasear o, simplemente, para acompañar a tu look diario.

Descubre todas nuestras gafas de sol polarizadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *