Hay tantos tipos de ojos como personas ¿cuál es el tuyo?

Está claro que las gafas de sol se ponen en nuestra cara y nos sientan mejor o peor en función de la forma de ésta y, también, en función de la forma de nuestros ojos. Hay tantos tipos de ojos casi como personas ¿lo sabías? No solo se diferencian en sus colores, sino también en sus múltiples formas. Reconocerlos te ayudará a saber maquillarlos de la forma más óptima y, además, a distinguir qué tipo de complemento te puede quedar mejor.

Ojos almendrados

Como su propio nombre indica, tienen forma de almendras. Es uno de los tipos de ojos más extendidos y una de sus características es que la parte exterior del ojo se inclina ligeramente hacia arriba. El ojo almendrado es, además, el más agradecido para cualquier tipo de maquillaje.

Ojos juntos

Para tener la total certeza de decir que alguien tiene los ojos juntos, entre uno y otro el espacio debe ser inferior al tamaño de uno de los ojos. En ese caso se hablará de ojos juntos. Para hacer que no lo parezcan tanto, se pueden maquillar con tonos más claros en la parte interior.

Ojos

Ojos hundidos

Básicamente se diferencian porque el párpado suele ser más prominente en el borde externo que en el interno. Suele haber un pequeño hueco en la zona de la ceja y la sensación es como de una especie de bolsa o sombra. ¿Qué tal unas gafas tipo aviador para acompañarlos?

Ojos saltones

Son prominentes y elevados sobre todo con respecto al nivel del rostro. Son tan fáciles de identificar como los ojos asiáticos ya que son peculiares y las personas que tienen ojos saltones suelen tener una expresión facial bastante particular.

Ojos rasgados

O también ojos asiáticos. El típico de aquellas personas del este del globo. Son alargados y mucho más pequeños que los normales. Los pliegues de los párpados no son visibles por lo que en general hay más espacio entre el propio ojo y la ceja. Las gafas de sol más finitas son bastante acordes a este tipo de ojos.

Ojos-rasgados

 

Ojos redondos

Generalmente pequeños, los ojos redondos pueden a veces confundirse con los saltones si estos sobresalen un poco. Por regla general simplemente pasan desapercibido porque son la parte menos destacada del rostro. Unos ojos redondos grandes, eso sí, dotan al rostro de mucha personalidad.

Ojos separados

Lo totalmente opuesto a los ojos juntos. Aquellos en los que, entre uno y otro, hay mucho espacio. Se ven pequeños con respecto al resto de los elementos faciales (boca, nariz, etc.) no porque lo sean, sino por la comparación. Los ojos separados acogen muy bien las gafas grandes, porque suelen pertenecer a rostros amplios.

Tengas los ojos que tengas, hay unas Roberto para ellos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *