La reinvención no es un invento de Madonna. En el mundo de las gafas de moda es una constante, y tiene que ver con el rescate de estilos, estéticas y fuentes de inspiración. Las gafas de sol retro son representativas de un fértil revival del que se alimentan las tendencias más actuales. La influencia puede notarse en la forma de las lentes, en el tamaño de los cristales, en los tipos de montura, o en el propio material del que están hechas las patillas. Los iconos de la cultura popular, a través de los medios de comunicación de masas, se encargan de revivir las tendencias retro.

¿Es lo mismo retro que vintage?

Existe cierta confusión entre ambos términos (ya que en ocasiones se utilizan como sinónimos), aunque en realidad son conceptos diferentes. Cuando hablamos de retro nos referimos a una inspiración que viene de tiempos pretéritos, pero que de alguna manera vuelve a la actualidad de la mano de los creadores contemporáneos. Un diseño o un objeto vintage, sin embargo, pertenece a la época en que fue diseñado y producido: las tiendas de ropa vintage, prendas antiguas de primera o segunda mano, son un buen ejemplo. Es decir, cuando hablamos de gafas de sol vintage nos referimos a unas gafas antiguas que hemos recuperado para llevarlas en el presente. Unas gafas de sol como las Ray Ban Clubmaster, en cambio, muestran un diseño retro que de alguna manera actualiza el original de los años cincuenta. Las Clubmaster fueron bautizadas de esta forma por la popularidad que alcanzaron entre los músicos de los clubes de jazz.

Rastros retro: cat eye y redondas

Entre las gafas modernas con rastros retro existen formas muy características, como las de ojos de gata o las redondas. Las ‘cat eye’ nos retrotraen, nunca mejor dicho, a hace más de medio siglo: a la Audrey Hepburn de ‘Desayuno con Diamantes’ o a Buddy Holly, pionero del rock and roll; las gafas felinas fueron predilectas de dos rubias de excepción, Marilyn Monroe y Catherine Deneuve. ¿Cómo olvidar el ‘selfie’ noventero de Susan Sarandon y Geena Davis en ‘Thelma y Louise’? La Sarandon estaba fantástica con aquellas gafas retro gatunas. No extraña que entre las gafas de sol retro para mujeres continúen siendo un musthave. Las formas redondas están firmemente asociadas a un icono de la música popular como es John Lennon. Sin embargo, merece la pena recordar que Diane Keaton las llevó en ‘Annie Hall’ (1977), una de las películas más desternillantes de Woody Allen, como complemento de moda masculino. Cuatro décadas después, parece que este será el año de las gafas de sol redondas: si Beyoncé, Jon Kortajarena o Lady Gaga se han animado a incorporarlas entre sus complementos de moda, la tendencia está asegurada.

Jackie Kennedy y las XXL

Hace ya tiempo que el tamaño XXL se instaló en el mundo de las gafas de sol de moda para quedarse. En este sentido, hay que recordar a Jackie Kennedy, una marcadora de tendencias imbatible cuyo estilo dejó una profunda huella en el siglo pasado. Sus gafas de pasta negra, oversize y con montura en forma de mariposa definió su propio cambio de vida: de viuda del mítico expresidente a esposa de Onassis e icono de la jet set. Así comenzaron los setenta para Jackie O., con glamour a lo grande. Las gafas de sol XXL para hombre están imponiéndose esta temporada (y es que el tamaño sigue importando, a juzgar por algunos modelos de marcas como Oakley).

Gafapasta de sol, típicamente retro

No podemos dejar de hablar de gafas de sol retro para hombres y mujeres sin hacer referencia a las gafas de pasta. Las Ray Ban Wayfarer, por ejemplo, fueron en los cincuenta el primer modelo de montura de pasta que superó a las gafas metálicas. Su poder de seducción perdura hasta hoy, aunque se remonta a los sesenta, cuando un jovencísimo Bob Dylan fascinaba al mundo con pintas de auténtico beatnick.