Las gafas de sol también deslumbran en el invierno

¿Quién ha dicho que las gafas de sol son para el verano? No hay nada más sugerente que una gran bufanda acompañando a unas gafas de sol que nos recuerden que hasta en el peor de los climas, como es el del invierno, el complemento estrella es bien recibido. Unas gafas de sol que protejan de sus radiaciones en soleados días en que la temperatura no supere el número 0 y que iluminen tu rostro y formen parte de tu personalidad.

Cientos de modelos para complementar tu chaqueta de cuero, tu parka, tu cardigans, tu capa, blezzers, trenka, bomber… etc. Si tienes decenas de diversas prendas invernales en tu armario ¿por qué no unas gafas de sol para cada combinación? Los abrigos más informales van a la perfección con gafas de pasta con monturas también informales o las habituales tipo aviador. Con abrigos estética sesentera pegan mucho las grandes gafas y los colores claros. Con prendas tipo piel, debes llevar cualquier gafa de sol que sea muy llamativa. Muchas combinaciones que no dependen solo de tu tipo de cara o color de pelo, sino de tu estilo diario.

invierno-4

Pero aunque puede ser uno de los motivos más importantes, la moda no es la única razón para utilizar gafas de sol en los meses fríos. También hay que recordar que la protección de los ojos no sabe de estaciones. Las radiaciones UV continúan durante todo el año y en invierno, si además hay nieve, el reflejo del sol en superficies blancas amplía sus efectos contra los ojos. Aunque el sol es menos intenso, resulta más molesto por su posición para con la tierra, más aún ante los ojos claros.

¿Usas el coche con frecuencia para tus desplazamientos? ¿Y dejas de utilizarlo en invierno? Probablemente, incluso, lo uses más. El sol sigue estando ahí y unas buenas gafas de sol te ayudarán a conducir con más seguridad. Protegerse ante el sol aumenta la visión, el contraste de objetos y también la concentración. Además, tendrás menos problemas en la piel alrededor del ojo y se creará un efecto pantalla contra el frío y el viento que, recordemos, también afecta a los ojos.

¿Sabías además que uno de los mayores problemas oculares en invierno es la sequedad de los ojos? Salir a la calle con gafas de sol ayuda a mitigar esos problemas y de sus incomodidades, ya que ayudan a mantener la humedad de los ojos. Así que recuerda, ¡en invierno no dejes tus gafas de sol en el cajón y sal a la calle con ellas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *