Errores veraniegos que pueden estropear tus gafas de sol

Cómo cuidar tus gafas en verano

El verano invita a pasar más tiempo fuera de casa y disfrutar de las actividades al aire libre. Pasamos más horas expuestos a la radiación solar porque hay más horas de luz y para proteger nuestros ojos en imprescindible contar con unas gafas de sol de calidad. Sin embargo, no siempre las cuidamos como es debido para que cumplan su verdadera función. La arena de la playa, el cloro de la piscina o el salitre pueden acabar con tu complemento favorito. Si quieres que tus gafas de sol sobrevivan a tus vacaciones, sigue estos consejos.

Las gafas de sol no son indestructibles. El calor en exceso puede deformar la montura, estropear las lentes o ensanchar las varillas. Vale, sí, las gafas son para estar expuestos al sol, pero si las dejas encima de la toalla o en la guantera del coche, un sobrecalentamiento puede acabar con ellas.

Otro descuido frecuente es abandonar las gafas de sol de cualquier manera en cuanto corremos a la orilla de la playa a darnos un baño. Al echarlas en la bolsa sin su funda o ponerlas sobre la toalla, lo único que conseguiremos es que se llenen de arena y se rayen los cristales. Y si tus gafas son polarizadas o espejadas, mucho peor, ya que la arena puede terminar acabando con el tratamiento de la lente.

Ten cuidado de no mojar las gafas de sol si estás en la playa o en la piscina. En el primer caso, aunque las seques, suelen quedar restos que al limpiarlos actúan como la arena y estropearán la lente. Además, el salitre es bastante corrosivo y puede perjudicar la parte metálica de tus gafas de sol a no ser que sean de materiales más resistentes, como el titanio, el aluminio o la fibra de carbono. En el caso de que te bañes en la piscina, debes tener en cuenta que el cloro no es un buen aliado de las gafas de sol.

Y vamos con un error muy común. Utilizar las gafas de sol como si fueran una felpa. Además de ensuciarlas o mojarlas, este hábito provoca que las varillas se vayan deformando y los tornillos se aflojen, por lo que es muy posible que no lleguen al final del verano en óptimas condiciones.

Otro clásico: usar la camiseta para limpiar tus gafas de sol. Los remedios caseros que utilizamos para mantener limpias las lentes son tan numerosos como ineficaces. De esta manera dañarás los cristales, así que lo más aconsejable es utilizar una gamuza específica para la limpieza de tus gafas. Además, te aconsejamos que las sujetes por la montura y no presiones la lente por los dos lados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Suscríbete y llévate un cupón de -40% de descuento* + otras gafas de regalo!

*En los modelos de esta colección.

Tu email
¿Qué información te interesa recibir?
Acepto la política de privacidad